Nueva York. Guía de viajes y turismo

Bethesda Fountain

Bethesda Fountain es una de las fuentes más famosas de Nueva York. Se encuentra situada en el corazón de Central Park, en Manhattan. Podemos verla en el nivel inferior de Bethesda Terrace. Se construyó entre 1859 y 1864 y está encerrada dentro de dos balaustradas elípticas.

La piscina está centrada en una escultura de fuente diseñada por Emma Stebbins en 1868 y presentada en 1873. Stebbins se convirtió en la primera mujer en recibir una comisión pública para una importante obra de arte en la ciudad de Nueva York. La estatua de bronce de 2.5 metros representa a una mujer ángel alado tocando la parte superior de la fuente. Allí brota agua y cae en cascada en una cuenca superior y en la piscina circundante.

Era la única estatua en el parque solicitada en el diseño original. Debajo de ella hay cuatro querubines de 1 metro que representan la templanza, la pureza, la salud y la paz. También llamado el Ángel de las Aguas, la estatua se refiere a la curación del paralítico en Bethesda, una historia del Evangelio de Juan sobre un ángel que bendice el estanque de Bethesda, dándole poderes curativos.

Visitar Bethesda Fountain

El ángel lleva un lirio en una mano, que representa la pureza, y con la otra mano ella bendice el agua de abajo. La base de la fuente la diseñó el arquitecto de todas las características originales de Central Park, Calvert Vaux. Tiene detalles escultóricos, como de costumbre, hechos por Jacob Wrey Mould. En el Plan Greensward de 1858 de Calvert Vaux y Frederick Law Olmsted, la terraza al final del centro comercial con vistas al paisaje naturalista del lago simplemente se llamaba The Water Terrace. Pero después de la presentación del ángel, su nombre se cambió a Bethesda Terrace.

Los paneles de talla en el estilo orgánico abstracto propuesto por Owen Jones, un mentor del escultor Jacob Wrey Mould, están organizados por un programa iconográfico de temas. Así vemos las estaciones, los tiempos del día, las edades de la humanidad. Se ofreció una considerable libertad a los talladores que ejecutaban el trabajo, siguiendo los principios ruskinianos .

En la década de 1970, la Fuente Bethesda estaba completamente seca. Sin embargo, la fuente se restauró en 1980-1981 por Central Park Conservancy. Era la primera parte de su plan para renovar Central Park.

Salir de la versión móvil